Cruz pascual gaya. Relato gay cuartel

nos habiamos dado cuenta que la puerta estaba entre abierta. Todos nos acercamos, divertidos, y acercamos una silla para que pudiera quedar a la altura idonea. Era como si

le estuviera saliendo un brazo o algo asi. Edad suficiente para conocer el servicio militar obligatorio. Javier empezó a meterme la lengua por el culo y chupaba mi polla y los huevos, metiéndose uno entero en la boca. No me lo creía, me estaba invitando a una paja un burro en todos los sentidos pero con unos ojos azules escandalosos y el vello púbico rubio. Javier agarró su polla y empezó a menearsela. Los tios, unos diez o doce, les gritabamos guarradas del estilo de "tiratela. Cuando sus huevos chocaron con la vagina, se quedo semen pegado en los pelos. El veterinario dijo que era liquido preseminal, como el que nos salia a nosotros antes de clavarsela a una tia. Os he hecho una pregunta.- En ese momento, se bajo la bragueta y se sacó la polla, un poco morcillona.- Os gusta mi polla? Javier seguía tumbado en la cama y había empezado a meneársela al ver como el sargento se estaba trabajando mi culo. Un dia trajeron a un semental para que montara a una de nuestras yeguas. Si quieres puedo ser tu puta esta noche- le dije sin pensármelo. Vamos, mama Me la metí otra vez en la boca para saborear las últimas gotas que tenía en el capullo. Una tarde de permiso nos fuimos en su coche de paseo busco y me llevó a un descampado. Él entró detrás, cerró la puerta, me empujó para abajo y me hizo tragar su nabo descomunal. Vi como su polla se perdia dentro del coño lubricado por el semen del caballo. Cuando se fueron y nos quedamos limpiando, todos los tios estuvimos comentando el polvo entre risas y comentarios salvajes. Dijo que nunca habia podido correrse empujando dentro porque las tias se quejaban de dolor. Eramos una pandilla de patanes y nos tenian gays reservados los trabajos que no hacia nadie mas en el cuartel. La hembra levantaba la cola, dejando a la vista del caballo su vagina. La tenía gruesa, de unos 20 centímetros de largo y con las venas muy marcadas. Todos de azul marcando paquete con aquellos pantalones que tuvieras o no pollón te hacían aparentar el rabo de un toro y el culo de un gitano. Le pregunté porqué me decía eso? Para alla me fui con 18 años recien cumplidos. Su polla parecio inflarse aun mas, de golpe, y empezo a encular. Hubo un momento que casi se cae, y nos pidio que le agarraramos.

Al oírte como te la estás cascando me he puesto cachondo. Y mucho relato gay cuartel menos habia pensado en follar con un animal. Uno de los tios tenia una polla enorme. Criado en cortijos," fuerte, olia que estaba en celo, y yo sin creer lo que hacía. Y al principio de estar destinado alli ni me lo plantee. Lo que más me excitaba era ver a un tío rubio guapísimo. La mili era un engorro que queria quitarme de enmedio enseguida. Joder tío, yo nunca habia tratado asi con animales. Porque todos estabamos con las manos en la polla.

Pretty gay twinks Relato gay cuartel

Cocina, escaquea" jóvenes, limpieza, javier no aguantó más y se corrió en mi was john ball gay boca. Nos metíamos en las duchas de cuatro en cuatro. Me antonino gay limpió, que se deslizaba por el coño y las patas.

Mi colega apunto y le hizo la mejor clavada que he visto nunca.Nos dijo que no podia desperdiciarse ese semen, y que evitaramos que la yegua se echara en el suelo, ya que expulsaria mucho mas.

 

Relatos Eroticos - Gays: En el Cuartel

Sus huevos tambien crecieron de tamaño.Estaba viendo como un colega se iba a tirar a una yegua.Comento que varios tios lo habian hecho alguna noche de ciego, y que habian repetido.”